¿Qué es la construcción pasiva?

En las empresas de construcción en Murcia es cada día más habitual hablar del modelo de construcción pasiva. Este hace hincapié en la eficiencia energética y con esta iniciativa lo que se busca es asegurar un nivel alto de confort dentro de las viviendas con un consumo energético que sea lo más bajo posible.

Puntos claves a tener en cuenta en la construcción pasiva

En 1991 nació en Alemania este estándar de ingeniería conocido también como Passivhaus. En la actualidad se encuentra muy extendido por todo el mundo llegando a contar incluso son una certificación propia. En cualquier caso, para que una casa pueda ser considerada de construcción pasiva debe cumplir un requisito básico y es que la demanda de energía anual no supere en ningún caso los 15 kWh/m². Además, es recomendable que prescinda de la utilización de sistemas convencionales de calefacción que usen combustibles fósiles.

Otros de los pilares básicos en los que se fundamenta la construcción pasiva es en el aislamiento térmico utilizando entre otros, ventanas de altas prestaciones. También es imprescindible contar con una ventilación controlada y eliminar los puentes térmicos. La estanqueidad es primordial en la construcción pasiva. Los test de hermeticidad o estanqueidad del aire se llevan a cabo en las zonas que suelen presentar más problemas como las paredes, techos y suelos, los cambios de altura de los tejados, las cajas de las persianas, las ventanas, marcos y los puntos de cruce de las paredes. La prueba con la que se miden estos puntos, los cuales son más sensibles a las filtraciones, es conocida como blower-Door.